“En Quebec se habla mucho del movimiento español de los indignados”

Jorge Benedicto, en una calle de Quebec

Jorge  Benedicto es catedrático de Sociología de la UNED. Especializado en juventud y ciudadanía, ha podido comparar a los jóvenes de Florencia (Italia), Quebec (Canadá) y España, gracias a sus recientes estancias de investigación en el extranjero. Pese a la distancia geográfica, el sociólogo encuentra cada vez más rasgos en común entre todos ellos.

¿En qué lugares has realizado tus dos estancias de investigación?

La primera, en Florencia, en el departamento de Ciencia Política y Sociología de la Universidadde Florencia, entre diciembre y marzo. La segunda ha sido en Quebec, entre abril y junio, en el Observatorio Jovénes y Sociedad, dependiente del Centre-Urbanisation, Culture et Société del Institut National de la Recherche Scientifique.

Vista de la ciudad de Florencia

¿Por qué elegiste ambos?

Cuando empecé a planificar el año sabático que tenía intención de solicitar, pensé que sería interesante dividir el tiempo entre dos estancias en sitios bien diferentes, que podían aportarme experiencias también distintas. La elección de Florencia era por el interés en trabajar con el profesor Marco Bontempi, con quien ya había colaborado en varios proyectos relacionados con el tema de juventud y ciudadanía, y con el que comparto intereses de investigación similares. La elección de Quebec se justificaba  por el prestigio del Observatorio Jóvenes y Sociedad como centro de investigación dedicado a temas de juventud y por mi interés por entrar en contacto con los investigadores que ahí participan.

¿Habías realizado antes más estancias de este tipo? 

No, solo alguna estancia corta. Es la primera vez que disfruto de un periodo sabático, y me ha permitido estancias largas en el tiempo como éstas.

Ejemplo de la moderna arquitectura de Quebec

¿Has notado cambios respecto a la forma en que se investiga en las universidades en las que has estado?

En Florencia no he encontrado grandes diferencias respecto a la situación de las universidades españolas. En cambio, en Quebec, la experiencia es distinta. La principal diferencia radica en la financiación, porque hay muchos mas organismos, tanto públicos como privados, que financian investigación en la universidad. En el ámbito de las ciencias sociales, el concepto de partenariado está muy extendido, lo que proporciona mayores posibilidades de hacer investigación y, al mismo tiempo, obliga a los investigadores a adoptar una visión mucho más práctica y aplicada, a la hora de pensar en los resultados.

Tu área de estudio es juventud y ciudadanía. ¿Cómo has visto a los jóvenes de ambos lugares?

Como es lógico, existen muchas diferencias entre la juventud de unos países y la de otros. Si, en general, los jóvenes son muy distintos entre sí (dependiendo de sus circunstancias sociales, económicas o culturales) más aún cuando viven en contextos sociopolíticos distintos. Esto explica que la juventud italiana sea mucho más parecida a la española que la quebequense. Hoy, el entorno de crisis socioeconómica constituye, tanto en Italia como en España, el elemento fundamental para comprender las opiniones, actitudes y comportamientos de los jóvenes. Sin embargo, la juventud  quebequense se mueve en medio de una mezcla de tradiciones liberales individualistas, características de la cultura política norteamericana, y de tradiciones socialdemócratas comunitaristas, heredadas de la transformación social que vivó Quebec en los años 60 y 70.

Jóvenes canadienses manifestándose

Y entre los jóvenes canadienses y españoles,  ¿qué similitudes encuentras?

Cada vez existen más rasgos en común, en cuanto a estilos de vida, prácticas culturales, pautas de consumo y prioridades valorativas, que superan las fronteras. Por ejemplo, en estos momentos, en Quebec se habla mucho del movimiento español de los indignados porque también aquí se vive un momento de máxima movilización social a causa de una huelga de estudiantes universitarios y de secundaria en contra de la subida de las tasas educativas, que dura desde el mes de febrero. Cuando comparas ambos movimientos, te puedes dar cuenta de que existen muchos elementos en común, en cuanto a formas de actuación, significados de la protesta, capacidad de los jóvenes de adquirir protagonismo en la esfera pública, etc.

 
 

Si tuvieras que elegir lo más enriquecedor de cada estancia, ¿qué destacarías?

Jorge Benedicto en uno de los rincones de Florencia

En ambos casos, la parte más enriquecedora ha sido la posibilidad de conocer lo que se está investigando en otros sitios sobre los temas que te interesan y, al mismo tiempo, la posibilidad de poner en perspectiva el trabajo que llevas muchos años haciendo. A partir de aquí, cada estancia ha tenido una característica diferente. En Florencia he cumplido mi objetivo de seguir colaborando con un colega y su equipo de investigación con el que comparto no sólo temas e intereses de investigación, sino también el enfoque teórico y las preocupaciones analíticas. En Quebec, por el contrario, he podido entrar en contacto con una comunidad investigadora que no conocía de primera mano, lo que me ha permitido discutir algunos de los trabajos que he hecho en los últimos años y también, abrir nuevos campos de interés investigador sobre juventud y ciudadanía.

Llevas gran parte de tu vida académica en la UNED, que cumple 40 años. ¿Cómo analizarías la evolución de la investigación en la universidad?

Sin duda, el cambio que se ha producido respecto a mis inicios enla UNED, hace ya muchos años, ha sido espectacular. Cuando yo comencé en esta universidad, la distancia que nos separaba respecto a las universidades presenciales era enorme.  Parecía que era un mundo completamente diferente. Sin embargo, ahora ya no se aprecia. Podemos compararnos  con cualquier otra universidad española, aunque eso no quita para que todavía nos quede mucho por mejorar en el terreno de la investigación. Tenemos que conseguir que cada vez haya más grupos de investigación, estables y potentes dentro de sus respectivas áreas de trabajo, en los que puedan formarse las nuevas generaciones de investigadores, se promueva la realización de tesis doctorales de calidad y se lleve a cabo un amplio esfuerzo de internacionalización.

  1. JL

    Yo voto a favor, porque la situación actual es tremendamente preocupante. Las élites campan a sus anchas, se destruye la clase media, se aprieta a los débiles.¿maravillosa sociedad?
    Gracias por tu aportación de otra visión ¿subjetiva?, no lo se; lo que si tengo que decir, es que existen muchas otras (en este país), cargadas de subjetividad, falta de rigor, lo cual resulta muy triste. Porque se debe gobernar por y para el pueblo.

  2. Me resulta lamentable y entristecedor que haya gente que se dedica, por sistema, a valorar negativamente cualquier noticia o comentario del blog sin justificar las razones de su negativa. Por ejemplo, en esta entrada. ¿Qué tiene de negativa? Es la experiencia académica de un profesor de nuestra universidad..Sería mejor que dejaran su comentario en este espacio explicando, si las tienen, sus razones.

Los comentarios están cerrados.