“Ver con tus propios ojos la forma de vida de los indígenas y poder relacionarte con ellos es impresionante”

Lisi Berrozpe, madre de dos niños, desempleada y estudiante de Grado de Educación Social de la UNED de Tudela, nos acerca su experiencia como voluntaria en Ecuador.

Era el momento. Sin duda. Y, más concretamente, era su momento. O lo hacía entonces o, quizás, no se le volvería a presentar, de nuevo, esa oportunidad.

El pasado verano Lisi Berrozpe Blasco, madre de dos niños, desempleada y estudiante de Grado de Educación Social en la UNED de Tudela, decidió marcharse dos meses y medio como voluntaria a la provincia de Coca (Ecuador) gracias a una beca que había recibido del Centro Asociado de Tudela.

“Cuando vi esta oportunidad me dije: ¡ahora es el momento!”.

Tiempo atrás Lisi había colaborado con diferentes parroquias. Además, había realizado labores de voluntariado con niños discapacitados.

El viaje a Ecuador se convirtió en una apasionante experiencia para ella.

“Comencé colaborando, junto a otras dos personas, en un programa de formación e integración social para jóvenes indígenas. Elaborábamos informes para ACNUR (Agencia de la ONU para Refugiados). Realizamos encuestas y trabajamos en la detección de necesidades básicas y en la localización de refugiados colombianos en la provincia de Orellana”.

Y en esas diez semanas de voluntariado hubo momentos de tristeza o añoranza…

“Ha sido difícil compaginarlo con mi vida personal. Tengo dos hijos muy pequeños. Hablaba con ellos con frecuencia e intentaba que lo llevasen lo mejor posible. Nos ha servido para hacernos más fuertes”.

Sentimientos que, lógicamente, se entremezclaban con situaciones de alegría.

“Es lo más pasar por una experiencia como ésta. Conocer otro mundo, su sociedad… Es muy interesante acercarte a los indígenas. Piensas que esa forma de vida ya no existe y lo ves con tus propios ojos, lo palpas y te relacionas con ellos. Es impresionante, bonito… Está comprobado que en el desarrollo social y económico no está la felicidad porque ellos eran muy felices.”

Asegura Lisi que en el voluntariado “al final lo que das es poca cosa a cambio de lo que recibes”. A la pregunta de si volvería a repetir esta experiencia en Ecuador…

“Me encantaría volver al mismo sitio. La gente me acogió desde el principio muy bien. Estuve muy segura, muy contenta, muy entusiasmada… Volvería al mismo sitio. Todo lo que he hecho me ha llenado; me ha enriquecido mucho”.

Y ellos, sin duda, esperan que vuelva…

Ver la publicación en el Centro Asociado de Tudela>>

  1. Lola, muy interesante la reflexión, desde luego da que pensar…
    Gracias por tu aportación, saludos

  2. Lola Hernández Benítez

    Hola…yo también he tenido una experiencia de 6 meses en Riobamba (Ecuador), como matrona con la población indígena….ha sido muy gratificante como profesional, pero más aún me ha enriquecido a nivel personal.
    Es cierto que se percibe que son felices….La Felicidad, entendida como, esa sensación de plenitud, paz y serenidad que nos llena de alegría interior, y nos permite disfrutar de la vida, y que parece una quimera inalcanzable para la mayoría de la gente.
    Sin embargo, una encuesta reciente en Ecuador sobre este tema,” La felicidad como medida
    del Buen Vivir en Ecuador”. Entre la materialidad y la subjetividad….dio un resultado inesperado: más del 70% de las personas que fueron interrogadas contestó que era feliz.y así se percibe…
    Es sólo una reflexión….

  3. y… pensar que en colombia estan matando y despojando de la tierra a nuestros indigenas. debemos hacer algo para frenar esta barbarie .

Los comentarios están cerrados.